06.03.2017

¡Adiós rueditas de ayuda!

¿Recordás la primera vez que te subiste a una bici? ¿Mantuviste el equilibrio? ¿Llevabas rueditas, o te sostenía un adulto de la remera?

Todos sabemos que no es fácil aprender a andar en bicicleta. Lo ideal sería lograrlo de una manera natural, sin darnos cuenta. Las bicis de equilibrio (sin pedales), se presentan como una opción mucho más efectiva que el triciclo o el uso de las rueditas de ayuda. Estos métodos, limitan la capacidad de aprendizaje de los chicos, al no desarrollar el sentido del equilibrio, que es justamente lo que nos da la seguridad para maniobrar. En cuanto sacamos las rueditas, perdemos la estabilidad y el proceso arranca de cero.

¿Cómo es posible andar sin pedales? Pues bien, estas bicicletas están adaptadas a la altura del pequeño, y es él, quien la impulsa con los pies. La principal ventaja de estas bicis frente a los métodos tradicionales es que el niño adquiere el equilibrio de forma progresiva y espontánea; fomentando su habilidad psicomotora, la cual le otorga los reflejos necesarios para reaccionar frente a una posible caída. Al caminar sobre su bicicleta, el niño se balancea sin riesgo y va dominando el vehículo, "haciendo pie" cuando lo sienta necesario.

Lo más importante es que el niño conoce desde muy temprano todas las ventajas de disfrutar de la bicicleta. Experimentará la sensación de independencia y de logro, estimulando su espíritu aventurero mientras juega.

¡Video de un experto en acción!
MÁS ANTIGUO MÁS RECIENTE